Que el nombre no te asuste, en el pasado esta localidad funcionaba como una industria de caza y procesamiento de lobos marinos, de ahí que fue bautizada como Matanzas. Durante la colonia fue también un famoso puerto en donde el ejército español desembarcó y propició en parte la ocupación de la zona central Chile. También fue destino de piratas como Sir Francis Drake (corsario, comerciante de esclavos y vicealmirante de la flota real inglesa). Hoy la historia es diferente, Matanzas es un paraíso para los visitantes, un balneario amigable con el medio ambiente, y dueño de una gran biodiversidad. En 1847, Charles Darwin recorrió este lugar y registró 31 especies endémicas, algunas aun habitan el balneario.

A solo dos horas y media de Santiago, la localidad costera de Matanzas se encuentra en la comuna de Navidad, en la Región de O’Higgins y es conocida por sus playas de arenas grises con vientos durante todo el año, que son perfectos para la práctica del surf, remo, bodyboard, windsurf y otros deportes náuticos. El buceo es otra de las actividades que se pueden realizar acá. Los lugareños ofrecen el bautizo de los buzos novatos y visitas a naufragios cercanos al islote de Pupuyahttp://losreyes.cl/trips/tour-al-islote-pupuya/. También se pueden practicar actividades al aire libre como cabalgatas, trekking por bosques nativos, rappel o paseos para el avistamiento de aves y otras especies endémicas.

Alrededor de esta playa se pueden encontrar hoteles, cabañas, restaurantes, también discotecas, que extienden la experiencia de visitarla. La caleta de pescadores es una parada imperdible donde se puede disfrutar de la gastronomía típica: los ceviches y empanadas.

Si bien es un balneario muy solicitado, los precios son bastante accesibles. Hay lugares baratos para acampar, facilidad que no siempre permiten los balnearios exclusivos. Acampar es una buena muy opción para los aman veranear con sus grandes familias o sus mascotas.


vc