Para los extranjeros que visitan Chile, San Pedro de Atacama es una parada obligada. Un portal mágico al lugar más árido del mundo: el desierto de Atacama, lugar con una extensión de 105.000 kmparece de otro planeta. Quienes visiten este lugar verán muchas tonalidades colores tierra y cobre durante el día. Y de noche, una abrumadora vista del firmamento con miles de estrellas, galaxias, nebulosas encandilarán a los contemplativos que se sentirán flotando en el universo. El mejor escenario del planeta para la observación astronómica.

El pueblo es un pintoresco lugar perdido en el tiempo, de gran valor turístico y arqueológico. En sus calles se pueden ver 11 mil años de historia indígena y arquitectura colonial, como la Iglesia de San Pedro de Atacama, construida en 1557. Todo contrastado con los turistas de chilenos y de todo el mundo y la población local que se mezclan en las calles y los bares y restoranes abiertos todas las temporadas. 

Los residentes ofrecen distintos paquetes de tours por los alrededores. Salen se madrugada con grupos de varias personas, hay para todos los bolsillos. Para los más experimentados, es buena opción ir a Calama -la ciudad más cercana- y arrendar un auto para recorrer libremente por las distintas atracciones del sector, aunque algunas no son de fácil acceso.

Paisajes soñados

Cercano a San Pedro de Atacama encontramos muchos lugares de indescriptible belleza. Además del desierto, hay valles, lagos, montañas, volcanes, termas y salares. El Salar de Atacama es el mayor depósito salino de Chile -de aire seco- amplía el campo de visión alterando la apreciación de las distancias. Dentro del salar hay dos pozos profundos de agua dulce, además de la Laguna Tebinquinche, Laguna Cejar y Laguna Piedra. Desde varios puntos se pueden ver volcanes que evidencian la huella volcánica que existe en el lugar. Los Geysers, son un espectáculo de 80 humeantes a 4200 mt de altitud. Otro imperdible es el mítico Valle de la Luna, su formación rocosa modelada por la erosión y los mantos de sal, realmente hacen honor a su nombre.

La fauna de estos oníricos lugares, está compuesta por flamencos, y otras aves, como guayatas, ñandús y patos. Entre los mamíferos, encontramos guanacos, vicuñas, llamas y alpacas, entre otros.