De Atacama a Tierra del Fuego el chuncho chileno, conocido con el nombre científico Glaucidium nanum, es una de las aves rapaces nocturnas más comunes en Chile. De cuerpo compacto, tiene ojos grandes y cabeza redondeada, en la nuca tiene manchas oscuras y blancas que dibujan perfectamente dos ojos, “ojos en la nuca”, para alertar al enemigo que el chuncho siempre los observa. Una maravilla de la naturaleza.

El pico es corto y ganchudo. En su plumaje predominan los tonos de café en diversa intensidad y diseño. El vientre es café blanquecino con puntas blancas. Su cola de color gris pardo presenta rayas transversales de color castaño y el dorso de café jaspeado. En estado adulto mide alrededor de 20 cm.

Aunque está a lo largo de todo Chile es más visible al ojo humanos en la provincia de Ñuble, tanto en ambientes naturales y urbanos. Es un ave rapaz nocturna, como todos los los strigiformes, pero también caza de día. Con su vuelo silencioso y sus pequeñas, pero poderosas, garras filudas puede matar a su presa fácilmente, así, se alimenta de pequeños roedores, aves e insectos.

En la cultura popular chilena, el chuncho representa también al Club Deportivo Universidad de Chile desde los años cuarenta. Es un orgullo para todos los hinchas de este equipo de fútbol, que también son llamados “chunchos”. Lo anecdótico es que el significado de chuncho en quechua, es chu’unchu que significa ‘plumaje’. También lo usaban para nombrar a los indios que se escondían de la civilización y de los conquistadores.

El chuncho se encuentra protegido por la ley al estar en amenaza de extinción, por lo que está prohibido su cautiverio y caza.