PullmanBus traslada a más de 600 ciudadanos bolivianos, que llegaron hasta a Chile a trabajar temporalmente, pero que producto de la pandemia por COVID-19, tuvieron que terminar sus faenas forzosamente. 

Familias completas están pasando la noche a la intemperie, en las afueras del Consulado de Bolivia en Chile, ubicado en la comuna de Providencia. 

“Parte importante de nuestra comunidad PullmanBus es inmigrante, que han venido a trabajar con el sueño de una vida mejor. Muchos son habitantes de Estación Central, que es nuestra casa, el distrito de Terminales de Buses, y también muchos de ellos son parte de nuestras faenas. Además, pese a asuntos entre gobiernos, son nuestros hermanos latinoamericanos. Colaborar para que lleguen a su destino, es una manera de agradecer su esfuerzo, contribuir con reducir los riesgos de contagio en esta pandemia y, por supuesto, la aflicción durante esta crisis humanitaria”, señaló Luis Pedro Farías, Gerente General del Grupo Pullman.